IJAN International Jewish Anti-Zionist Network (Red Judía Antisionista Internacional)

martes, 3 de mayo de 2016

Condena de IJAN a campaña de difamación contra los estudiantes de la Universidad de Chile por adherir al BDS







3 de Mayo de 2016.

La Red Internacional Judía Antisionista (IJAN, por sus siglas en Ingles) condena la campaña de difamación contra el Movimiento BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones) promovida por el Gobierno del Estado de Israel y reproducida por lobbies pro-israelíes en muchos países.

En particular, IJAN condena el  intento del Centro Simon Wiesenthal (CSW) en EEUU  de difamar a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile por el voto reciente del Sindicato de Estudiantes adhiriendo a la Campaña del BDS Académico a Israel.  


En una carta dirigida a la Universidad, y siguiendo un patrón de conducta utilizado ya contra muchos Sindicatos Estudiantiles Universitarios en EEUU, el CSW intenta convencer a las Autoridades de la Universidad de Chile que la lucha del BDS está inspirada en sentimientos antijudíos.


Esto es obviamente falso. El tomar una posición en solidaridad con la lucha palestina por su liberación de la opresión israelí sólo requiere de sentido común y empatía con conceptos de Justicia e Igualdad y para con un pueblo que ha estado sufriendo la negación de sus derechos básicos durante decenas de años.


IJAN aprovecha esta oportunidad para felicitar a BDS U. de Chile, y al Movimiento BDS en general, por esta nueva victoria.



========================================================================





May 3, 2016.

The International Jewish Anti-Zionist Network (IJAN) condemns the smearing campaing against the BDS (Boycott, Divestment, Sanction) movement that is being promoted by the Israeli Government and replicated by pro-Israel lobbies in many countries.

In particular, IJAN condemns the attempt by the Simon Wiesenthal Centre (SWC) in the USA to smear the University of Chile Law School for the recent vote of its student union endorsing the academic BDS campaign.


In a letter to the University, and following the pattern employed against many University Unions in the USA, the SWC tries to convince the University of Chile authorities that the BDS struggle is inspired on Antisemitism.


This is blatantly untrue: Taking a position in solidarity with the Palestinian struggle for liberation from the Israeli oppresion is just a matter of common sense and empathy with concepts of Justice and Equality and with a people that has been suffering denial of their basic rights for decades.


IJAN would like to take the opportunity to congratulate BDS U. of Chile, and the BDS Movement in general, for this new victory.







miércoles, 27 de abril de 2016

IJAN DENUNCIA: Declaración por los ataques de Bruselas

De la página de la Red Internacional Judía Antisionista (IJAN), Abril 2016.

Traducido por J.M. para Rebelion.org
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211620&titular=declaraci%F3n-por-los-ataques-de-bruselas-

A raíz de los últimos bombardeos en Bruselas los ataques contra los árabes y musulmanes han aumentado de nuevo en Europa y en los Estados Unidos. La mezquita más grande de Madrid fue uno de los primeros en sufrirlos. Los perfiles raciales en los aeropuertos, estaciones de tren y otros lugares públicos continúan intensificándose.

Nuestros corazones están con las víctimas de los ataques. Compartimos el dolor por esas pérdidas y por la violencia extrema. Así se expresó poco después de los ataques la jefa de la política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, "es también un día muy triste para Europa, ya que Europa y su capital están sufriendo el mismo dolor que esa región ha conocido y conoce todos los días, así sea en Siria o en otros lugares". Luego añadió,"es evidente que las raíces del dolor que estamos sufriendo en nuestra región son muy parecidas". Nos gustaría ir más lejos, y localizar las raíces de los ataques y de la inmensa violencia que satura el mundo árabe por la política exterior histórica y actual de Estados Unidos y Europa. Tampoco, para el caso, es el dolor de la violencia cotidiana nuevo para muchas comunidades en los EE.UU., Europa y otros lugares.

También deploramos el uso cínico de sus muertes para acelerar aún más los ataques y la represión de los musulmanes y los árabes tanto en el país como en el extranjero. Un aspecto fundamental de esto es cómo Israel, Estados Unidos y Europa hacen falsos vínculos entre los ataques en Bruselas y la resistencia de los palestinos a la ocupación y la colonización. El objetivo es mostrar cómo las políticas de Israel continuarán siendo un modelo para Occidente y cómo la "experiencia" de Israel en la represión de la población palestina puede ser replicadaen el momento en que otros países reprimen a sus propias poblaciones que resisten el racismo, el desplazamiento, el robo de tierras y la explotación.

Los funcionarios israelíes fueron de los primeros en sugerir que los ataques harían que Israel fuera más útil para Occidente. Tal como dijo Netanyahu "Muchos países de todo el mundo vienen a aprender de nuestra experiencia en la lucha contra el terrorismo y su número crece todos los días". Explicó que "el terror" se deriva de "la esperanza de Dáesh -un grupo terrorista- de establecer un califato musulmán en toda Europa y la esperanza de los terroristas palestinos de establecer un estado palestino en todo Israel". De esta manera, este dirigente sugirió un falso enlace entre Dáesh y la lucha palestina. Pero simplemente no existe ese vínculo entre Dáesh y la lucha de liberación anticolonial de los palestinos, que han utilizado una variedad de tácticas a lo largo de los años en su lucha por la autodeterminación.

Mientras tanto, y sin que se menciones, hay un vínculo claro entre Europa, los EE.UU. e Israel: más de un siglo de la colonización europea, la dominación económica y militar de Estados Unidos y la ocupación y colonización sionista sobre las espaldas de los pueblos y tierras -en su mayoría árabes y musulmanes -.

Por otra parte las palabras de Netanyahu muestran que los sionistas son algunos de los principales productores de la islamofobia. No son sólo los funcionarios del Estado de Israel. El “Proyecto David”, financiado por las inversiones de Seth Klarman y Sheldon Adelson, así como los herederos de la fortuna petrolera Carnegie, que también se invirtió en el ataque al activismo en apoyo de Palestina en los EE.UU. y en la difusión de la islamofobia. Ellos apoyan e invierten fuertemente en petróleo, armas y casinos. Se benefician en gran medida de las guerras de Estados Unidos de desestabilización del Medio Oriente y de la continua decadencia económica interna.

Paralelamente, las corporaciones israelíes –creadas sobre la base de la industria de defensa de Estados Unidos- están utilizando estos ataques para tratar de vender su experiencia en la represión interna a Europa. Este continente está bloqueando cada vez más fuertemente sus fronteras y formula políticas cada vez más hostiles a los refugiados de las guerras en África, Irak, Siria y Afganistán.

Para tomar un ejemplo, el director general de la Asociación de Seguridad de Israel es un exfuncionario del Gobierno israelí. Ahora ofrece "servicios de seguridad" a 105 empresas y oficinas gubernamentales. Él mismo llamó a establecer un "sistema de perfiles" a lo largo de las líneas sionistas que podría implementarse en todo el mundo. El sistema de seguridad en el aeropuerto de Israel y el puente Allenby es notorio por tener como objetivos de focalización a los musulmanes, árabes y por supuesto también a los judíos de piel más oscura de Asia y África.

También han participado otras partes de la red de contragolpes. El presidente del Comité Judío Americano, creado entre otros por la Fundación Becker, que invierte en la economía israelí, así como las empresas de minería y aeroespaciales con sede en EE.UU., sugirió que los ataques están vinculados a "amenazas al compromiso de Europa con la protección de la dignidad humana, incluyendo el aumento del antisemitismo y la amenaza que supone no sólo para los judíos, sino también para la estructura de la democracia misma". Este personaje llamó a Europa a “afrontar y superar el peligro". Parte de eso sería implicarse en un creciente "contraterrorismo" coordinado entre la UE, Israel y los Estados Unidos. Claramente esta coordinación implicaría contratos lucrativos para los EE.UU. y las empresas israelíes que tratan de venderse como expertos mundiales en lo que llaman "lucha contra el terrorismo", y otras empresas, como la aeroespacial, cuyos beneficios aumentan con más guerra.

Por supuesto, tales "luchas contra el terrorismo" son en realidad la supresión de la lucha anticolonial del pueblo palestino, la guerra asimétrica contra los grupos de resistencia como Hizbulá y la militarización en la entrada del país.

Estos programas y posiciones políticas de Israel están en la primera línea del racismo occidental y la hacen, junto a sus funcionarios, un vehículo ideal para justificar y fortalecer la agenda de sus aliados en la región, en Estados Unidos y en Europa. La lucha contra el sionismo es la lucha contra la colonización de Palestina. También es una lucha contra todas las instituciones y redes que suscriben y propagan la ideología sionista y la islamofobia en los EE.UU., Europa y otros lugares, incluyendo el Comité Judío Americano, el “Proyecto David”, y otros. También dejan claro que la lucha contra el sionismo, que incluye las campañas BDS, es parte de la lucha contra el racismo, como es la lucha contra la islamofobia, ya que el sionismo y la islamofobia son financiados y promovidos por las mismas instituciones e inversores. Israel es un componente crucial del racismo y el colonialismo occidental mundial, lo que convalida la lucha contra él.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Declaración del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino 15-11-2014


Adjuntamos aquí el texto completo de la Declaración del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino durante su última asamblea fechada el 15 de noviembre.

DECLARACION PÚBLICA Y MANIFIESTO
Las organizaciones argentinas junto a un conjunto de ciudadanas y ciudadanos todos ellos firmantes e identificados al pie de esta declaración, constituidos como Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino y en atención a las graves violaciones de los derechos humanos individuales y colectivos derivados de la ocupación ilegal y criminal del Estado de Israel de los territorios palestinos, tanto los de la Franja de Gaza como los de Cisjordania, que implican el desconocimiento del derecho a la autodeterminación de los pueblos y la violación descarada, sistemática y permanente de un sinfín de Convenios y Pactos internacionales y de resoluciones de las propias Naciones Unidas y que conllevan a la destrucción y la muerte de centenares de víctimas inocentes, nos hacemos el deber de manifestar lo siguiente:
Que la última agresión israelí contra la población civil palestina, consumada desde el 8 de julio hasta el 27 de agosto, constituyo un nuevo acto del proceso de genocidio y limpieza étnica en Palestina, destinado a destruir la identidad nacional palestina, apropiarse de la totalidad del territorio que le corresponde por derecho e historia y quebrar su capacidad de resistir la ocupación que lleva ya 66 años.
Que la agresión potencio las ambiciones coloniales e imperialistas en la región, en donde Israel se ha convertido sin ambages, en el más grande portaaviones que posee Estados Unidos de Norteamérica en lugar alguno del planeta, destinado a ser una verdadera cuña en el mundo árabe con el claro fin de acceder y apropiarse de sus recursos naturales e hidrocarburiferos.
Un primer balance de la agresión debería destacar el agravamiento de la crisis humanitaria que soportaba desde mucho antes la población de Gaza a causa del bloqueo impuesto por Israel desde hace 7 años; el aumento desenfrenado de las prácticas de Apartheid en Cisjordania ocupada, el incremento notable de la cantidad de presos políticos y el deterioro hasta límites inhumanos de sus condiciones de cautiverio, el avance sobre la población árabe de Jerusalén a la que se pretende expulsar para beneficio de los colonos que reiteradamente reciben oportunidades de usurpar terrenos palestinos bajo la protección militar del Estado de Israel.
Que la agresión, iniciada bajo un pretexto falso  -como tantas otras veces- tuvo como uno de sus objetivos debilitar los esfuerzos para consolidar el gobierno de unidad nacional palestino, conformado luego de un arduo trabajo colectivo, para que ese querido pueblo pueda contar con una sola voz ante el concierto de las Naciones y para terminar con la división en el seno de las organizaciones palestinas.
Ante estos graves hechos, la comunidad argentina en su abrumadora mayoría a través de sus organizaciones políticas, sociales, estudiantiles, populares y de derechos humanos, manifestó su repudio y absoluta condena, de igual manera que casi toda nuestra América, donde resaltaron los claros y categóricos pronunciamientos que han realizado los gobiernos de Cuba, Venezuela, Chile, Ecuador y Bolivia, cuyo repudio fue absoluto e inequívoco.
Una vez más, exhortamos al gobierno de Argentina, en su carácter de miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, a bregar por el respeto a uno de los propósitos fundamentales de la ONU de “tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión”. En este sentido, nos sumamos al pedido por un embargo militar a Israel, así como pedimos impulsar la cancelación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el MERCOSUR y el Estado de Israel.
No aceptamos de manera alguna que se invoque la “teoría de los dos demonios”, de tan triste recordación en nuestro país, para justificar la salvaje agresión militar de que es objeto el pueblo palestino. Debemos recordar para todo efecto, que nos encontramos ante un Estado ocupante y un pueblo bajo ocupación y no existe simetría posible entre ambas condiciones.
Respaldamos las iniciativas que emanen de la ONU destinadas a frenar esta escalada de violencia que Israel ha impuesto al pueblo palestino, para que finalmente se pueda establecer un mecanismo de dialogo cuyo fin sea la creación de un estado palestino con capital en Jerusalén oriental, según las fronteras de 1967, el fin de la ocupación y la responsabilización de las fuerzas de ocupación por los crímenes cometidos contra la población palestina, sus sitios sagrados y su patrimonio cultural, que signifique paz y seguridad para todos los países de la región sin excepciones. En definitiva, dar cumplimiento  a las normas internacionales, únicas garantes de una perspectiva de paz real para todo el Medio Oriente.
La ocupación israelí de los territorios palestinos ha transcurrido ya por más de 66 años. La solidaridad del pueblo argentino también. El movimiento popular solidario con la causa palestina no ha dejado de actuar un solo minuto y en ninguna circunstancia. Venimos a continuar esa tradición y para esa acción solidaria no hace falta otra cosa que la solidaridad con la causa de la autodeterminación del pueblo palestino, el primero y fundamental de los derechos humanos colectivos. A esa lucha nos convocamos y los convocamos, nos unimos y llamamos a la unidad, nos movilizamos y llamamos a movilizar hasta que el pueblo palestino viva en condiciones humanas, en paz y de acuerdo a sus propias convicciones y decisiones.

COMITÉ ARGENTINO DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO
Buenos Aires, 15 de noviembre de 2014

viernes, 12 de septiembre de 2014

Militares del servicio de espionaje israelí denuncian violaciones de derechos humanos contra palestinos

Se niegan a servir contra los palestinos

Denuncian en una carta a Netanyahu y a la cúpula del Ejército que la población palestina está desprotegida ante los servicios de inteligencia

Afirman que se chantajea a muchos con cuestiones como su orientación sexual o sus necesidades médicas para conseguir que informen



Soldados y oficiales --ya reservistas-- de la unidad de inteligencia más prestigiosa del Ejército israelí, conocida como 8200, han escrito una carta al primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, al jefe del Ejército, el general Benny Gantz, y al director de los Servicios de Inteligencia militar, el general Aviv Kochavien, en la que les informan de que se niegan a servir de nuevo en caso de que los llamen para cualquier acción contra los palestinos. Los 43 firmantes del texto rechazan "ser herramientas para profundizar el control militar en los territorios ocupados". Su opción podría costarles acabar en un tribunal militar y ser condenados a penas de cárcel.
"Nuestro servicio militar nos enseñó que la inteligencia es una parte integral de la ocupación militar israelí de los territorios. La población palestina bajo la ley militar está completamente expuesta al espionaje y a la vigilancia de la inteligencia israelí. Mientras hay severas limitaciones sobre la vigilancia de los ciudadanos israelís, a los palestinos no se les da esta protección. No hay distinción entre los palestinos implicados en violencia y los que no lo están. La información que se recoge y se almacena daña a gente inocente", aseguran los firmantes en su carta.
Esta es la primera vez que reservistas de la unidad de inteligencia militar rechazan servir de nuevo contra los palestinos, condenan la ocupación abiertamente y explican con detalles algunas de las acciones que realizaron durante su servicio militar y que consideran inmorales.

RESERVISTAS DE LA UNIDAD 8200

EL PERIÓDICO ha podido tener acceso a algunos de los testimonios de reservistas que han pasado por la unidad 8200. Unos han sido recogidos en entrevistas directas con firmantes de la carta, otros han sido facilitados a este diario por escrito. La mayoría de los reservistas solo quieren ser identificados con las iniciales de sus nombres o como "testimonios".
"La información recogida se usa con fines de persecución política y para crear divisiones dentro de la sociedad palestina, a través del reclutamiento de colaboradores. En muchos casos, los servicios de inteligencia impiden a los acusados recibir un juicio justo en los tribunales militares, ya que no se revelan las pruebas que hay contra ellos", explica un testimonio.
"Al contrario de lo que me esperaba, nuestra base incluía no solo datos de espionaje relacionados con la seguridad sino también información personal y política. No hay respeto por la privacidad de los palestinos", asegura otro testimonio.
"Cuando me uní a la Unidad de 8200, estaba muy motivado. Pasé un curso y me convertí en traductor de árabe (...) Pero las cosas empezaron a cambiar la operación 'Plomo Fundido' en Gaza. (...) En lugar de atacar los cohetes y almacenes de armas en Gaza, un día, la Fuerza Aérea de Israel atacó un desfile de oficiales de policía. Mató a 89 policías. Yo era un simple soldado, pero esta acción era para mi moralmente errónea y problemática. (...) El 1 de enero, la Fuerza Aérea atacó la casa de Nizar Rayan, un líder de Hamás en Gaza. Dieciocho civiles murieron en el bombardeo, la mayoría eran miembros de su familia. Al día siguiente, fueron atacados unos altos dirigentes del ala militar de Hamás, pero cuando se hizo evidente que las víctimas eran personas que no tenían nada que ver con ellos, se escucharon gritos de decepción en la sala de comando. No porque la gente hubiera perdido la vida arbitrariamente, sino porque no eran los que estábamos buscando", explica otro reservista.

ARRUINAR LA VIDA

Otro subraya: "Si eres homosexual y conoces a alguien que conoce a una persona buscada --y necesitamos información acerca de ella--, Israel utilizará lo que sabe sobre ti y arruinará tu vida. Si necesitas tratamiento médico urgente en Israel o en el extranjero, Israel permitirá que mueras antes de dejarte salir para el tratamiento si no das la información que te exigen, por ejemplo, sobre un primo tuyo al que buscan".
"Los ciudadanos de Gaza no son diferentes, en este sentido, de los de Cisjordania (...). Todos los palestinos están expuestos a un control continuo del Gran Hermano israelí, sin ninguna protección legal y sin saber cuando pasarán a ser un objetivo para ser extorsionados, acosados o hasta heridos físicamente. Soldados que empiezan pueden decidir que cualquier persona es un objetivo para recoger información sobre ella. La noción de derechos para los palestinos no existe", denuncia otro testimonio.
Los firmantes de la carta han pasado por un largo proceso de reflexión, de consultas legales y de decisiones personales antes de lanzarse a redactar y mandar la misiva. A algunos les va a costar varias amistades o incluso la relación con su familia, ya que una gran parte de la sociedad los verá como traidores.
"Yo tuve un momento de 'shock' cuando vi la película 'La vida de los otros' sobre como la policía secreta de la Alemania del Este espiaba a sus ciudadanos (...). Me di cuenta de que el trabajo que llevé a cabo durante mi servicio militar era el del opresor", explica el reservista D, que sirvió ocho años en la unidad 8200.

Original publicado en http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/militares-del-servicio-espionaje-israeli-niegan-servir-contra-los-palestinos-3514924#visto

sábado, 23 de agosto de 2014

Voces de más de 300 víctimas del genocidio judío condenan el genocidio palestino perpetrado por Israel



 
(Solicitada en el New York Times, 23 de agosto de 2014)

Como sobrevivientes y descendientes de sobrevivientes y víctimas judías del genocidio a manos de los nazis, condenamos rotundamente la masacre de palestinos en Gaza y la ocupación y colonización de la Palestina histórica en curso. Condenamos además a EEUU por proveer los fondos para que Israel lleve a cabo los ataques, y a los Estados occidentales en general por usar su diplomacia para proteger a Israel. Los genocidios comienzan con el silencio del mundo.

Estamos alarmados por la deshumanización extrema y racista en la sociedad israelí hacia los palestinos, la cual ha llegado a grados febriles. En Israel, políticos y analistas en los diarios “The Times de Israel” y “The Jerusalem Post” han llamado en forma abierta al genocidio contra palestinos e israelíes de derecha están adoptando insignias neonazis.

Además, estamos indignados y repugnados por el abuso que Elie Wiesel ha hecho de nuestra historia en estas páginas para justificar lo injustificable: el brutal esfuerzo de Israel para destruir Gaza y el asesinato de más de 2000 palestinos, incluyendo muchos cientos de niños. Nada puede justificar el bombardeo de refugios de la ONU, hogares, hospitales y universidades. Nada puede justificar que se deje a un pueblo sin electricidad ni agua.

Debemos levantar nuestras voces colectivas y usar nuestro poder colectivo para poner fin a todas las formas de racismo, incluyendo el genocidio del pueblo palestino en curso. Hacemos un llamado para un inmediato levantamiento del sitio a Gaza. Hacemos un llamado para un total boicot económico, cultural y académico a Israel. “Nunca más” debe significar ¡NUNCA MÁS PARA NADIE!
  1. Hajo Meyer, sobreviviente de Auschwitz, vive en Holanda.
  2. Henri Wajnblum, sobreviviente e hijo de víctima de Auschwitz de Lodz, Polonia. Vive en Bélgica.
  3. Renate Bridenthal, niña refugiada de Hitler, nieta de víctima de Auschwitz, Estados Unidos.
  4. Marianka Ehrlich Ross, sobreviviente de la limpieza étnica nazi en Viena, Austria. Ahora vive en Estados Unidos.
  5. Irena Klepfisz, niña sobreviviente del Gueto de Varsovia, Polonia. Ahora vive en Estados Unidos.
  6. Hedy Epstein, sus padres y otros miembros de la familia fueron deportados al campo de Gurs y subsecuentemente todos murieron en Auschwitz. Ahora vive en Estados Unidos.
  7. Lillian Rosengarten, sobreviviente de the nazi Holocaust, Estados Unidos.
  8. Suzanne Weiss, sobrevivió en un escondite en Francia; su madre fue asesinada en Auschwitz. Ahora vive en Canadá.
  9. H. Richard Leuchtag, sobreviviente, Estados Unidos.
  10. Ervin Somogyi, sobreviviente e hijo de sobrevivientes, Estados Unidos.
  11. Ilse Hadda, sobreviviente del Kindertransport a Inglaterra. Ahora vive en Estados Unidos.
  12. Jacques Glaser, sobreviviente, Francia.
  13. Eva Naylor, sobreviviente, Nueva Zelandia.
  14. Suzanne Ross, niña refugiada de la ocupación nazi en Bélgica, dos tercios de su familia murieron en el Gueto de Lodz, en Auschwitz, y otros Campos, Estados Unidos.
  15. Bernard Swierszcz, polaco sobreviviente, perdió sus parientes en el Campo de Concentración de Majdanek Ahora vive en Estados Unidos.
  16. Joseph Klinkov, niña escondida en Polonia. Vive en Estados Unidos.
  17. Nicole Milner, sobreviviente de Belgium. Ahora vive in Estados Unidos.
  18. Hedi Saraf, niña sobreviviente e hija de sobreviviente de Dachau, Estados Unidos.
  19. Michael Rice, niña sobreviviente, hijo y nieto de sobrevivientes, tía y prima asesinadas, TODOS sus 14 niños compañeros judíos de su escuela danesa fueron asesinados en los campos de concentración, vive en Estados Unidos.
  20. Barbara Roose, sobreviviente de Alemania, media hermana asesinada en Auschwitz, Estados Unidos.
  21. Sonia Herzbrun, sobreviviente del genocidio nazi, Francia.
  22. Ivan Huber, sobreviviente con mis padres, pero 3 de mis 4 abuelos asesinados, Estados Unidos.
  23. Altman Janina, sobreviviente de Jaahoraski concentration camp, Lvov. Vive in Israel.
  24. Leibu Strul Zalman, sobreviviente de Vaslui Romania. Vive en Jerusalem, Palestina.
  25. Miriam Almeleh, sobreviviente, Estados Unidos.
  26. George Bartenieff, niña sobreviviente de Alemania e hijo de sobrevivientes, Estados Unidos.
  27. Margarete Liebstaedter, sobreviviente, escondida por cristianos en Holly. Vive in Bélgica.
  28. Edith Bell, sobreviviente de Westerbork, Theresienstadt, Auschwitz y Kurzbach. Vive in Estados Unidos.
  29. Janine Euvrard, sobreviviente, France.
  30. Harry Halbreich, sobreviviente, Alemania.
  31. Ruth Kupferschmidt, sobreviviente, spent five years hiding, The Netherlys.
  32. Annette Herskovits, hidden niña y hija de Víctimas deported to Auschwitz de France. Vive in the Estados Unidos.
  33. Felicia Langer, sobreviviente de Alemania. Vive in Alemania.
  34. Moshe Langer, sobreviviente de Alemania, Moshe survived 5 concentration camps, family members were exterminated. Vive in Alemania.
  35. Adam Policzer, hidden niña de Hungary. Ahora vive in Canada.
  36. Juliane Biro, sobreviviente via the Kindertransport to Inglaterra, hija de sobrevivientes, niece de Víctimas, Estados Unidos.
  37. Edith Rubinstein, niña refugiado, nieto de 3 Víctimas, many other family members were Víctimas, Belgium.
  38. Jacques Bude, sobreviviente, mother y father murdered in Auschwitz, Belgium.
  39. Nicole Kahn, sobreviviente, France.
  40. Shimon Schwarzsniña, sobreviviente de Alemania, Estados Unidos.
La lista sigue con descendientes de víctimas y sobrevivientes del genocidio llevado a cabo por los nazis; en total son 327 firmas, ver original en http://ijsn.net/gaza/survivors-and-descendants-letter/

miércoles, 30 de julio de 2014

Claudio Lottenberg Miente


El artículo de Claudio Lottenberg* comienza con mentiras y termina con mentiras. Para comenzar, la ONU no decidió dividir Palestina en dos. No lo decidió tan simplemente porque la ONU no tiene mandato para dividir lo que no le pertenece. La Resolución 181 de la ONU de 1947 fue una recomendación, que debería haber sido debatida entre los habitantes palestinos, no utilizada unilateralmente por los colonos europeos sionistas para realizar una limpieza étnica asesina contra la población palestina autóctona. Fueron las masacres perpetradas por los sionistas contra la población palestina las que convocaron a algunos estados árabes vecinos, respondiendo a un clamor de solidaridad de sus pueblos, a enviar tropas a Palestina en su defensa. Como se sabe, estas tropas fueron repelidas por el muy bien equipado ejército colonial sionista, el cual aprovechó la ocasión para agrandar sus fronteras aun más de lo que recomendaba el injusto plan de partición de la ONU.

No es ser antisemita el negarle al sionismo su pretendido derecho a cometer el crimen de limpieza étnica, apartheid y genocidio contra la población palestina. De hecho, ese derecho no está implícito en la Resolución 181 de la ONU ni en ninguna otra parte que no sea en la mentalidad colonialista que se desprende del artículo de Claudio Lottenberg. Es el sionismo el que se ha arrogado ese derecho a la criminalidad, y por eso es un deber de todo ciudadano de bien luchar contra el sionismo, así como contra cualquier otra forma de injusticia.

La limpieza étnica continúa; no ocurrió solamente entre 1947 y 1948: vemos hoy un cerco asesino y ya 3 masacres a gran escala de poblaciones desprotegidas y desarmadas cometidas por el ejército colonial de Israel en Gaza, vemos las fronteras de las colonias sionistas expandiéndose en Cisjordania y Jerusalén Oriental a todo vapor, vemos el desplazamiento forzado de las poblaciones beduinas en el Negev/Naqab, vemos la discriminación y hostigamiento que sufren las poblaciones palestinas de la Galilea. Todos estos crímenes no pueden ser aceptados como la “autodeterminación del pueblo judío” porque la autodeterminación de un pueblo nunca puede constituir la negación de la autodeterminación de otro pueblo ni legitimar el crimen organizado.

Muy a diferencia del sionismo criminal, en la Red Internacional Judía Antisionista nos comprometemos incondicionalmente con las luchas de emancipación humana, de las cuales la liberación de los habitantes de Palestina y de su tierra es una parte primordial. Nuestro compromiso es el desmantelamiento del apartheid israelí, el retorno de los refugiados palestinos, y el fin de la colonización israelí de la Palestina histórica.
La histórica y progresiva limpieza étnica de la población palestina de sus tierras por parte del Estado de Israel contradice y traiciona una larga historia de participación judía en luchas de liberación colectivas. El sionismo - la ideología fundadora que se manifiesta actualmente en el Estado de Israel - echó raíces en la era del colonialismo europeo y se diseminó a continuación del genocidio Nazi. El sionismo se nutrió de los más violentos y opresivos hechos del siglo diecinueve, atentando contra los numerosos esfuerzos de una militancia de judíos en las luchas de liberación.

Y así, queda desenmascarada la última mentira del artículo de Claudio Lottenberg, de que antisionismo es sinónimo de antisemitismo. El antisemitismo clásico europeo siempre rechazó al judío acusándolo de ser portador de una nacionalidad diferente. Esa visión étnicamente discriminatoria es precisamente la misma que adopta el sionismo al considerar la identidad del judío como una “nacionalidad”. Es exactamente esa misma premisa compartida por el antisemitismo y el sionismo, la que es categóricamente rechazada por el antisionismo. Por lo tanto, el antisionismo es una oposición al antisemitismo.

Los intereses de Claudio Lottenberg en enmascarar esta realidad son más que obvios: encubrir el genocidio del Pueblo Palestino que está siendo perpetrado en nombre del sionismo.


* Presidente de la Confederación Israelita do Brasil. EL texto en portugués fue publicado en http://www.orientemidia.org/judeus-antissionistas-claudio-lottenberg-mente/

jueves, 17 de julio de 2014

DECLARACIÓN PÚBLICA Y MANIFIESTO del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino

Las organizaciones argentinas firmantes e identificadas al pie de esta declaración, constituidas como Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino y, en atención a los graves acontecimientos y la criminal agresión del Estado de Israel en contra de la Franja de Gaza, que conlleva a la destrucción y a la muerte de centenares de víctimas inocentes, nos hacemos el deber de manifestar lo siguiente:
Que esta nueva agresión israelí contra la población civil palestina, constituye un paso más en todo el proceso de genocidio y limpieza étnica en Palestina, destinado a apropiarse de la totalidad del territorio palestino y quebrar su capacidad de resistir la ocupación que lleva ya 47 años.
Que este despiadado ataque, potencia las ambiciones coloniales e imperialistas en la región, en donde Israel se ha convertido sin ambages, en el más grande portaaviones que posee los Estados Unidos de Norteamérica en lugar alguno del planeta, destinado a ser una verdadera cuña en el mundo árabe con el claro fin de acceder y apropiarse de sus recursos naturales e hidrocarburíferos.
Que esta agresión, ha tenido como objetivo primario destruir cualquier intento para consolidar el gobierno de unidad nacional palestino, conformado luego de un arduo trabajo colectivo, para que ese querido pueblo pueda contar con una sola voz ante el concierto de las Naciones y para terminar con la división en el seno de las organizaciones palestinas.
Que la excusa esgrimida por el gobierno israelí para iniciar este despiadado ataque, ha sido el repudiable asesinato de tres jóvenes colonos israelíes en Cisjordania, de los que acusó inmediatamente al Movimiento Hamás, sin que hasta la fecha se haya constatado de manera alguna que así haya sido, ni se hayan exhibido pruebas que respalden tan temerarias afirmaciones.
Ante estos graves hechos, la comunidad argentina en su conjunto a través de sus organizaciones políticas, sociales, estudiantiles, populares y de derechos humanos viene a manifestar su repudio y absoluta condena, más aún cuando está en riesgo la integridad de más de un millón y medio de personas que habitan la Franja de Gaza, el lugar con más densidad poblacional en el planeta. Respaldamos los claros y categóricos pronunciamientos que han realizado los gobiernos de Venezuela, Chile, Ecuador y Bolivia, cuyo repudio a esta nueva agresión es absoluto e inequívoco.
Hacemos un llamado al gobierno de nuestro país, y a la sociedad en su conjunto a manifestarse de manera contundente ante la continuación del genocidio en contra del pueblo palestino y a condenar las prácticas criminales del Estado de Israel, cuyo respeto por el derecho y las normas internacionales ha sido absolutamente nulo desde su creación, lo que constituye una verdadera burla al concierto de las naciones.
El gobierno de Argentina, en su carácter de miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene particular responsabilidad de cumplir con el propósito fundamental de la ONU de “tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión”. En este sentido, nos sumamos al pedido por un embargo militar a Israel, así como pedimos impulsar la cancelación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el MERCOSUR y el Estado de Israel.
No aceptamos de manera alguna que se invoque la “teoría de los dos demonios”, de tan triste recordación en nuestro país, para justificar la salvaje agresión militar de que es objeto el pueblo palestino. Debemos recordar para todo efecto, que nos encontramos ante un estado ocupante y un pueblo bajo ocupación y no existe simetría posible entre ambas condiciones.
Respaldamos cualquier iniciativa que emane de la ONU destinada a frenar esta escalada de violencia que Israel ha impuesto al pueblo palestino, para que de una buena vez se pueda establecer un mecanismo de diálogo que finalice en la creación de un Estado Palestino independiente en Cisjordania, Gaza y con capital en Jerusalén Oriental que signifique paz y seguridad para todos los países de la región sin excepciones. En definitiva, dar cumplimiento a las normas internacionales, únicas garantes de una perspectiva de paz real para todo el Medio Oriente.
COMITÉ ARGENTINO DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO
Buenos Aires. 16 de julio de 2014

sábado, 5 de julio de 2014

Denuncia de IJAN contra la Escalada de la Violencia Israelí














La Red Internacional Judía Antisionista  (IJAN) condena la escalada de la violencia por parte de Israel, así como las amenazas de venganza proferidas por el gobierno y ciudadanos israelíes, como también por organizaciones sionistas y figuras públicas. Denunciamos a los estados y medios de difusión occidentales que sostienen que esta brutalidad es de alguna manera una justificada retribución por la muerte de tres colonos judíos de la colonia racista exclusiva para judíos Gush Etzion ubicada en la zona de Cisjordania de Palestina. Durante unos pocos días, la franja de Gaza ha sido bombardeada indiscriminadamente por aviones de guerra; más de 600 palestinos han sido acorralados y puestos en prisión, y por lo menos diez palestinos han sido asesinados—incluyendo varios niños, una madre embarazada, y un adolescente de diecisiete años cuyo cuerpo mutilado e incendiado fue encontrado tirado en un bosque en las afueras de Jerusalén oriental. Estas acciones exponen el terrorismo de un estado colonialista racista. IJAN se pone en solidaridad con el pueblo palestino y defiende su derecho a resistir la violencia del colonialismo y apartheid.


IJAN lamenta la pérdida de vidas humanas. También reconocemos que la muerte de estos tres colonos judíos está siendo explotada para justificar la continua colonización de tierras palestinas y la limpieza étnica del pueblo palestino. Israel y sus partidarios, incluyendo los medios y políticos occidentales, han retratado a esos colonos judíos como víctimas inocentes, sea de un supuesto barbarismo palestino o de un conflicto intratable e inexplicablemente trágico. En ambos casos, las vidas de judíos son reconocidas y valoradas, mientras que las de los palestinos son invisibles e insignificantes. También se ignora el hecho de que esos colonos están en la línea de frente de un proceso de expolio terrorista que Israel realiza sobre la población nativa palestina. Se esconde, además, el terrorismo constante inherente del proyecto sionista y su irreductible responsabilidad por todas las muertes que ocurren durante su brutal expansión, sean estas de israelíes o de palestinos.

IJAN también insiste que cualquier pueblo cuyas tierras, calidad de vida y dignidad están siendo robadas por colonizadores tiene el derecho a resistir a esta violencia. Incluso pensadores sionistas prominentes han reconocido frecuentemente en forma cínica este hecho. Como antecesor político del actual gobierno israelí, Zeev Vladimir Jabotinsky escribió la famosa frase: “Todo pueblo luchará contra sus colonizadores mientras tengan una chispa de esperanza de librarse del peligro de la colonización. Eso es lo que los árabes palestinos están haciendo también, y lo continuarán haciendo mientras haya una chispa de esperanza.” La brutalidad de las acciones de Israel de estos días llevadas a cabo con el apoyo diplomático y financiero de EEUU es un intento fútil de extinguir esa chispa de esperanza, y de nuevamente encasillar cínicamente a la resistencia popular palestina contra la opresión como “terrorismo”.

IJAN se posiciona en solidaridad y admiración a la perseverancia de la Resistencia palestina, y llama a la sociedad civil de todo el planeta a sancionar a Israel por sus crímenes recurrentes y a acabar la ocupación, colonización y apartheid en Palestina. También llamamos a todos los judíos del mundo a reconocer en este último brote de terrorismo israelí un patrón mayor e inequívoco de violencia, asesinatos, castigo colectivo y odio. Rechazamos los alegatos de que esto se hace en el nombre “del pueblo judío”.
Propulsado por las implicaciones inescapables de su lógica colonial, el sionismo no es un renacimiento de la vida comunitaria judía, sino una profecía autocumplida de autodestrucción. Como judíos, debemos actuar por la autodeterminación palestina.


Es urgente actuar: durante la próxima semana, organicen marchas, protestas, acciones, manifestaciones y vigilias para denunciar esta última intensificación de la violencia Israelí. 

Original en inglés: http://ijsn.net/uncategorized/protest-israels-escalation-of-violence/

jueves, 17 de abril de 2014

Carta de la Red Judía Antisionista Internacional




Somos una red internacional de judíos incondicionalmente comprometidos con las luchas de emancipación humana, de las cuales la liberación de los habitantes de Palestina y de su tierra es una parte primordial. Nuestro compromiso es el desmantelamiento del apartheid israelí, el retorno de los refugiados palestinos, y el fin de la colonización israelí de la Palestina histórica. Desde Polonia hasta Iraq, desde Argentina hasta Sudáfrica, desde Brooklyn hasta Mississippi, judíos fueron parte en la búsqueda de justicia, manifestando su deseo por un mundo más justo, participando con otros en luchas colectivas. Judíos participaron prominentemente en la lucha de los trabajadores durante la depresión americana, en el movimiento de los derechos civiles, en la lucha en contra del apartheid sudafricano, en la lucha contra el fascismo en Europa y en muchos otros movimientos por el cambio social y político. La histórica y progresiva limpieza étnica de la población palestina de sus tierras por parte del Estado de Israel contradice y traiciona esta larga historia de participación judía en luchas de liberación colectivas.

El sionismo - la ideología fundadora que se manifiesta actualmente en el Estado de Israel - echó raíces en la era del colonialismo europeo y se diseminó a continuación del genocidio Nazi. El sionismo se nutrió de los más violentos y opresivos hechos del siglo diecinueve, limando los numerosos esfuerzos de una militancia de judíos en las luchas de liberación. Honrando estas luchas y para retomar un lugar en los vibrantes movimientos populares de nuestro tiempo, el sionismo, en todas sus formas, debe ser abandonado.
Esto es crucial, primero que nada, por su impacto en los habitantes de Palestina y el resto de la región. El sionismo también deshonra la persecución y el genocidio de los judíos europeos al usar su memoria para justificar y perpetuar el racismo y colonialismo europeos. El sionismo es responsable por el extenso desplazamiento y alienación de los judíos mizrahi (judíos de ascendencia africana y asiática) de sus diversas historias, idiomas, tradiciones y culturas. Los judíos mizrahi tienen una historia en esta región de más de 2.000 años. Mientras el sionismo se arraigaba, estas historias fueron interrumpidas de su propio devenir en pos de la segregación de los judíos impuesta por el Estado de Israel.

Como tal, el sionismo nos implica en la opresión del pueblo palestino y en la denigración de nuestras propias tradiciones, luchas por la justicia y alianzas con nuestro prójimo.


Nos comprometemos a: Oponernos al sionismo y al Estado de Israel
El sionismo es racista. Demanda poder político, económico y legal para las personas y culturas judías y europeas por encima de los pueblos y las culturas autóctonas. El sionismo no solo es racista sino antisemita. Respalda la imaginería antisemita europea y sexista del "judío diaspórico" afeminado y débil y contrapone a éste un "judío nuevo" violento y militarizado, que es un perpetrador y no una víctima de la violencia racializada.

El sionismo por lo tanto busca convertir a los judíos en blancos, a través de la adopción del racismo blanco en contra del pueblo palestino. A pesar de la necesidad de Israel de integrar a los mizrahi para mantener una mayoría judía, este racismo también se manifiesta en la marginación y la explotación económica de la población mizrahi socialmente pobre. Esta violencia racializada también incluye la explotación de los trabajadores migratorios.

Los sionistas diseminan el mito de que Israel es una democracia. En realidad, el Estado de Israel ha establecido e implementado prácticas y políticas internas de discriminación contra los judíos de ascendencia mizrahi y excluye y restringe a los palestinos. Además, el Estado de Israel, en colaboración con los Estados Unidos, socava cualquier movimiento árabe por la liberación y el cambio social.

El sionismo perpetúa el excepcionalismo judío. Para defender sus crímenes, el sionismo cuenta una versión de la historia judía que está desconectada de la historia y las experiencias de otras personas. Promueve la narrativa del holocausto nazi como excepcional en la historia de la humanidad - a pesar de ser uno de muchos holocaustos, desde los aborígenes estadounidenses hasta Armenia y Ruanda. El sionismo separa a los judíos de las víctimas y los sobrevivientes de otros genocidios en lugar de unirnos a ellos.
A través de una islamofobia compartida y un deseo de controlar a Medio Oriente y Asia occidental, el Estado de Israel hace causa común con los cristianos fundamentalistas y otros que llaman a la destrucción de los judíos. Juntos, llaman a la persecución de musulmanes. Esta promoción conjunta de islamofobia sirve para demonizar a la resistencia contra la dominación económica y militar de occidente. Continúa una larga historia de colusión con regímenes represivos y violentos, desde Alemania nazi hasta el régimen de apartheid de Sudáfrica y las dictaduras reaccionarias a lo largo de Latinoamérica.

El sionismo sostiene que la seguridad judía depende de un estado judío altamente militarizado. Pero el Estado de Israel no contribuye a que los judíos estén seguros. Su violencia garantiza inestabilidad y miedo para los que están dentro de su esfera de influencia y pone en peligro la seguridad de todas las personas, incluyendo a los judíos, mucho más allá de sus fronteras. El sionismo voluntariamente coludió para crear las condiciones que llevaron a la violencia en contra de los judíos en los países árabes. El odio que la violencia y dominación militar israelíes generan hacia los judíos que viven en Israel y en otros lugares es usado para justificar más violencia sionista.


Nos comprometemos a: Rechazar el legado colonial y su expansión progresiva
En el momento en que el movimiento sionista decidió construir un Estado judío en Palestina, se convirtió en un movimiento de conquista. Al igual que las conquistas imperiales y las ideologías genocidas de las Américas o de África, el sionismo conlleva la segregación entre las personas, la confiscación de la tierra, la limpieza étnica y la implacable violencia militar.

Los sionistas trabajaron de común acuerdo con la administración colonial británica en contra de los habitantes originarios de la región y sus legítimas esperanzas de libertad y autodeterminación. El imaginario sionista de una Palestina "vacía" y desolada justificó la destrucción de la vida palestina tal como anteriormente ese racismo justificó la exterminación de los autóctonos estadounidenses, el tráfico transatlántico de esclavos y muchas otras atrocidades.

Desde la progresiva expansión de las colonias hasta la construcción del Muro del Apartheid israelí, el compromiso con la dominación colonial del Estado de Israel imprime su marca de destrucción ambiental y del paisaje físico de Palestina. Ante la falla de sus políticas para acabar con la resistencia palestina el Estado de Israel ataca con más y más violencia con políticas que, cuando son llevadas a su máxima expresión, apuntan al genocidio. En Gaza, el estado israelí impide el acceso a la comida, al agua, electricidad, ayuda humanitaria y suministros médicos como un arma dirigida a las bases mismas de la vida humana.
El Estado de Israel, que una vez fue vehículo para el ataque británico y francés contra la unidad y la independencia árabes, actualmente es un socio menor en la estrategia de los Estados Unidos y sus aliados por el control militar, económico y político, de dominación, específicamente de la región estratégica de Medio Oriente / Sudoeste Asiático. El peligro de una guerra nuclear a través de un ataque estadounidense/israelí contra Irán nos recuerda que el estado de Israel es una bomba atómica que debe ser desmantelada urgentemente para salvar las vidas de todas sus víctimas actuales y potenciales.


Nos comprometemos a: Desafiar a las organizaciones sionistas
Más allá de concretar la creación del Estado de Israel, el sionismo determinó su política internacional de antagonismo y dominación militar hacia sus vecinos y estableció una sofisticada red global de organizaciones, grupos de presión política, empresas de relaciones públicas, clubes en universidades y escuelas para perpetuar las ideas sionistas en las comunidades judías y el público en general.

Miles de millones de dólares americanos fluyen anualmente hacia el Estado de Israel para sostener la ocupación y su ejército sofisticado y brutal. La máquina de guerra que financian lidera la industria global de armas, mengua los recursos ansiados por un mundo que desesperadamente necesita agua, comida, asistencia médica, vivienda y educación. Europa, Canadá y las Naciones Unidas, mientras tanto, apoyan la infraestructura de ocupación bajo el disfraz de ayuda humanitaria para la población palestina. Juntos, los EEUU y sus aliados, cooperan para hacer más profunda la dominación de la región y acabar con los movimientos populares.

Una red internacional de instituciones y organizaciones sionistas apoya los asentamientos judíos militares y militantes con fondos directos. Estas organizaciones también proporcionan el apoyo político necesario para legitimar y promover políticas y programas de ayuda. En cada país, estas organizaciones censuran las críticas a Israel y tienen en la mira a personas y organizaciones a través de listas negras, violencia, vandalismo, encarcelamiento, deportación, despidos y otras privaciones económicas.

Estas organizaciones facilitan la difusión de la islamofobia. Tocan los tambores de guerra en el exterior mientras presionan por una legislación represiva en sus países. En Estados Unidos y Canadá, las organizaciones sionistas ayudaron a promover la legislación "anti-terrorista" convirtiendo todo esfuerzo organizado para apoyar al boicot, retiro de inversiones y sanciones contra el Estado de Israel, o para apoyar organizaciones palestinas, iraníes, iraquíes, libanesas y musulmanas, en sujetos a perseguir acusándolos de ayudar al terrorismo y cometer traición. Tanto en Europa como en EEUU, organizaciones supuestamente "judías" son las primeras en ejercer presión para entrar en guerra con Irán.

Están apareciendo fisuras en el edificio del sionismo así como en la dominación mundial misma de los Estados Unidos. En la región, la resistencia extraordinaria por parte de Palestina y Sur de Líbano en contra de la agresión y ocupación israelí y estadounidense sigue en pie, a pesar de los recursos limitados y muchas traiciones. El movimiento de solidaridad con el pueblo de Palestina y la confrontación con la política de los Estados Unidos e Israel está cobrando ímpetu en el mundo. En Israel, este ímpetu lo vemos en el disentimiento creciente, que favorece las condiciones para retomar dos legados de los años '60: Matzpen, una organización israelí palestina y antisionista judía y el Partido Mizrahi Panteras Negras. Podemos agregar un creciente rechazo por parte de los jóvenes a participar en la conscripción obligatoria del ejército.
Dentro de los gobiernos y las discusiones públicas en los Estados Unidos y Europa, el costo del apoyo incondicional hacia el estado de Israel está siendo cuestionado cada vez más. Israel y EEUU buscan nuevos aliados en el sur global para que se unan a sus conquistas económicas y militares. La relación creciente entre Israel y la India es un ejemplo sombrío de esto. Al compartir un interés en el control político y la ganancia de capital para unos pocos a expensas de muchos, la elite en India y las de Asia Occidental y Medio Oriente, se hallan en connivencia con la economía y la agenda militar occidental en la región.

La propaganda de la guerra global occidental contra el terror repercute en la islamofobia y es requerida y promovida por la elite india; Aprovecha esta oportunidad para reprimir severamente la disensión en regímenes de Medio Oriente así como Asia del sur y Asia occidental. No obstante, surgen levantamientos populares basados en las ricas historias de lucha anticolonial desafiando, y en última instancia, derrocando esta alianza.

Junto con nuestros aliados, intentamos contribuir a ampliar esas fisuras, hasta que el muro caiga y el Estado de Israel sea aislado como lo fue Sudáfrica durante el apartheid. Prometemos emprender la batalla en contra de estas organizaciones que pretenden hablar por nosotros y derrotarlas.


Nos comprometemos a: Extender nuestra solidaridad y nuestro trabajo por la justicia
Comprometemos nuestros corazones, nuestras mentes y nuestras energías políticas para apoyar al movimiento vibrante y diverso de resistencia del pueblo palestino y a enfrentar las injusticias de las cuales los países donde vivimos son responsables.

Apoyamos inequívocamente el derecho de retorno palestino. Llamamos al desmantelamiento de la ley israelí racista del retorno que privilegia los derechos de cualquier persona que el Estado de Israel estima como "judía" para establecerse en Palestina, mientras que excluye a los palestinos y los convierte en refugiados.


Respondemos sin reservas al llamado de Palestina al boicot, retiro de inversiones y sanciones contra el Estado de Israel.
Apoyamos la exigencia de la liberación de los presos políticos palestinos y de acabar con los encarcelamientos de líderes políticos, mujeres, niños y adultos palestinos como método de control y terror.
No es nuestra tarea prescribir el camino que el pueblo palestino debe tomar para definir su futuro. No pretendemos sustituir nuestras voces por las de ellos. Nuestras estrategias y acciones surgirán de nuestras relaciones activas con quienes están involucrados en la gama de luchas de liberación dentro de Palestina y en el resto de la región. Apoyaremos su lucha por sobrevivir, mantenerse firme y avanzar en su movimiento lo mejor que puedan, en sus propios términos.

Somos copartícipes de los vibrantes movimientos populares de resistencia de nuestro tiempo que defienden y enaltecen las vidas de todas las personas y la del planeta mismo. Somos copartícipes de los movimientos que lideran los más afectados por la conquista del imperio, la ocupación, el racismo, el control y la explotación global de personas y recursos. Defendemos la protección del mundo natural. Defendemos los derechos de los pueblos autóctonos a sus tierras y a su soberanía.

Defendemos los derechos de los inmigrantes y refugiados a la libre circulación y seguridad a través de las fronteras. Defendemos los derechos de los trabajadores - incluyendo a los trabajadores inmigrantes introducidos en Israel para reemplazar tanto la mano de obra palestina como la mizrahi - a la justicia económica y a la auto-determinación. Defendemos los derechos a la justicia racial y a la expresión cultural. Defendemos los derechos de las mujeres y los niños y de todos los grupos explotados a ser libres de subyugación. Y defendemos los derechos universales al agua, a la alimentación, la vivienda, la educación, los servicios de salud y a vivir sin violencia - la única base sobre la cual la sociedad humana puede sobrevivir y florecer.

Nos comprometemos a apoyar la justicia para curar las heridas ocasionadas por la imposición y el funcionamiento de la dominación colonial en Palestina y en el resto de la región; los traumas de la opresión europea de judíos que el proyecto sionista está explotando; los miedos y privaciones sufridas a través de años de derramamiento de sangre; las manipulaciones de la cultura y los recursos usados para explotar a los judíos mizrahi y para separarlos de los palestinos; y la progresiva masacre, violación y despojo del pueblo palestino.

La justicia por la que trabajamos debe ser construida por todos a lo largo de Palestina, incluyendo Israel y por los refugiados palestinos, cuya lucha por su autodeterminación puede llevar a la igualdad y la libertad de todos los que viven allí y en las tierras circundantes.

Red Judía Antisionista Internacional

sábado, 8 de marzo de 2014

¡Libertad para los Chicos de Hares!



 
Cinco adolescentes se enfrentan a largas condenas de prisión por un delito que no cometieron

Este mes de marzo, cinco adolescentes palestinos (de entre 15 y 17 años en ese momento) cumplirán un año en prisión por presunto lanzamiento de piedras. Los chicos fueron arrestados poco después de un accidente automovilístico ocurrido cerca del pueblo de Hares, en el distrito de Salfit (Cisjordania), Palestina ocupada, en el que la pequeña hija de una mujer colona resultó gravemente herida. 
En la tarde del 14 de marzo de 2013, un coche se estrelló contra la parte trasera de un camión en la Ruta 5 de Salfit. La conductora, Adva Biton, regresaba con sus tres hijas a la colonia israelí ilegal de Yakir. Más tarde afirmó que el accidente se debió a que jóvenes palestinos lanzaron piedras contra su coche. El conductor del camión, que había declarado inmediatamente después del accidente que se había detenido a causa de un pinchazo, más tarde cambió su declaración y dijo que había visto piedras en la carretera.
En lo que parece claramente un caso fabricado, sin ninguna evidencia sobre la causa del accidente ni testigos que los vinculen, los chicos están siendo acusados de 20 tentativas de homicidio cada uno (una por cada piedra supuestamente arrojada) y el fiscal militar ha pedido para ellos la pena máxima: de 25 años de cárcel a cadena perpetua.
Poco después del accidente, los medios israelíes lanzaron una campaña de linchamiento mediático en la cual los adolescentes  fueron llamados “terroristas árabes” antes que se realizara ninguna investigación. El caso terminó de politizarse cuando el mismo primer ministro Netanyahu se sumó a las acusaciones, violando el principio jurídico básico de presunción de inocencia.
Después de haber sufrido torturas físicas y sicológicas y casi dos semanas en total aislamiento (sin acceso a abogados ni familiares) en las prisiones de Al-Jalame y Meggido (ambas ubicadas en Israel, en violación del 4º Convenio de Ginebra, y equipadas por la compañía de seguridad G4S), Ali Shamlawi, Mohammed Kleib, Mohammed Suleiman, Ammar Souf y Tamer Souf “confesaron” haber lanzado piedras.
Los chicos de Hares han pasado un año entero en la cárcel, junto a otros casi 200 menores palestinos detenidos en prisiones israelíes para adultos. Una vez al mes comparecen ante un tribunal militar que se limita a postergar la audiencia hasta el mes siguiente, prolongando indefinidamente su encarcelamiento y manteniendo a los jóvenes y a sus familias en una total incertidumbre y angustia respecto a su futuro.
Si son condenados, este caso sentará un precedente sumamente peligroso en el sistema penal israelí, por el cual los niños palestinos acusados de lanzar piedras podrían ser condenados a largas condenas de prisión (actualmente el promedio es de 3 a 6 meses).
Organizaciones internacionales de derechos humanos y de protección a la infancia han expresado su preocupación por estos chicos, pues representan un caso extremo de la situación que enfrentan centenares de niños palestinos a manos de las fuerzas de ocupación israelíes.
Según Defensa de los Niños Internacional-Palestina, cada año alrededor de 700 niños palestinos de entre 12 y 17 años (y a veces de 9 y 10) son arrestados e interrogados por  las fuerzas israelíes y procesados por tribunales militares. Se estima que desde el año 2000, alrededor de 8000 niños palestinos –acusados de tirar piedras– han sido detenidos y procesados, y que la tortura ha estado presente en todas las etapas del proceso. Israel es el único país del mundo que juzga a niños en tribunales militares, que carecen de las garantías del debido proceso y en el 99,7% de los casos condenan a los menores palestinos.
Exhortamos a los medios de comunicación a difundir este caso, a las organizaciones de derechos humanos y de protección a la infancia,  a los gobiernos y a la sociedad civil a interesarse y expresar su preocupación por los Chicos de Hares ante las autoridades israelíes, pidiendo su libertad por falta de pruebas y garantías.
Ver aquí un breve Informe de HispanTV sobre los Chicos de Hares (en español).

Más información:
1. Sobre la campaña internacional por los Chicos de Hares:
-          Sitio web: http://haresboys.wordpress.com/
-          Facebook: Free the Hares Boys
-          Twitter: @HaresBoys
2. Para apoyar a las familias de los chicos en los enormes gastos jurídicos que deben enfrentar, para hacerles entrevistas o enviarles mensajes de solidaridad, escribir a: haresboys@gmail.com
3. Las graves violaciones de los derechos de los niños palestinos presos por Israel han sido ampliamente documentadas y denunciadas por organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos. Ver, por ejemplo, los informes recientes:
No Minor Matter (B’Tselem, organización israelí de DDHH, 2011);
Bound, Blindfolded and Convicted: Children held in military detention  (Defensa de los Niños Internacional-sección Palestina, 2012);
Children in Military Custody (Foreign & Commonwealth Office del Reino Unido, 2012);
Informe del Comité de los Derechos del Niño de la ONU (2º al 4º examen periódico, 2013).
4. Numerosos videos muestran la realidad de los niños palestinos arrestados y juzgados en tribunales militares israelíes. Aquí hay algunos ejemplos (en inglés):
Alone  y otros videos de Defensa de los Niños Internacional-Palestina (2012)
Stolen children, stolen lives: Parte 1. Parte 2.
Children in Chains (Jonathan Pullman, 2013).
Broken youth: child detention in Palestine (Medical Aid for Palestinians, 2013).
Imagine This Was Your Child (Video de la campaña Palestina Solidariteit, 2013).
Stone Cold Justice (Australian ABC TV, 2014).

Campaña internacional por la libertad de los Chicos de Hares
 
Judios Antisionistas Argentina. Design by Pocket--adaptado por YoHagoWeb, el blog de los webmasters principiantes