IJAN International Jewish Anti-Zionist Network (Red Judía Antisionista Internacional)

miércoles, 19 de abril de 2017

Marwan Barghouti, por los presos políticos palestinos, en The New York Times


Traducción de "Por qué estamos en huelga de hambre en las prisiones israelíes" (Why we are on hunger strike in Israel's prisons", publicado en el New York Times, 16 de Abril de 2017)








Prisión Hadarim, Israel - 

Después de pasar los últimos 15 años en una
prisión israelí, he sido testigo y víctima del sistema ilegal de
arrestos arbitrarios y malos tratos a prisioneros palestinos.

Después de agotar todas las otras opciones, decidí que no había más
remedio que resistir a estos abusos haciendo una huelga de hambre.
Unos mil prisioneros palestinos han decidido participar en esto, que
comienza hoy, el día que observamos desde aquí como el Día de los Prisioneros.

La huelga del hambre es la forma más pacífica de resistencia
disponible. Inculca dolor únicamente a quienes participan y a sus
seres queridos, con la esperanza de que sus estómagos vacíos y su
sacrificio ayuden a que el mensaje resuene más allá de los confines de
sus células oscuras.

Décadas de experiencia han demostrado que el sistema inhumano de
ocupación colonial y militar de Israel pretende romper el espíritu de
los prisioneros y la nación a la que pertenecen, infligiendo
sufrimiento a sus cuerpos, separándolos de sus familias y comunidades,
utilizando medidas humillantes para obligarlos a la subyugación. A
pesar de tal tratamiento, no nos rendiremos a él.

Israel, la potencia ocupante, ha violado el derecho internacional de
múltiples maneras durante casi 70 años, y sin embargo se le ha
concedido la impunidad de sus acciones. Ha cometido violaciones graves
de los Convenios de Ginebra contra el pueblo palestino; Los presos,
incluidos hombres, mujeres y niños, no son la excepción.

Tenía sólo 15 años cuando fui encarcelado. Tenía apenas 18 años cuando
un interrogador israelí me obligó a abrir las piernas mientras yo
estaba desnudo en la sala de interrogatorios, antes de golpear mis
genitales. Me desmayé del dolor, y la caída resultante dejó una
cicatriz eterna en mi frente. El interrogador se burló de mí después,
diciendo que yo nunca procrearía porque la gente como yo sólo dan a
luz a terroristas y asesinos.

Unos años más tarde, estaba otra vez en una prisión israelí,
dirigiendo una huelga de hambre, cuando nació mi primer hijo. En lugar
de los dulces que solemos distribuir para celebrar tales noticias,
entregué sal a los demás prisioneros. Cuando él apenas tenía 18 años,
fue detenido y pasó cuatro años en prisiones israelíes.

El mayor de mis cuatro hijos es ahora un hombre de 31. Sin embargo,
aquí estoy todavía, persiguiendo esta lucha por la libertad junto a
miles de prisioneros, millones de palestinos y el apoyo de tantos en
todo el mundo. Qué pasa con la arrogancia del ocupante opresor y sus
partidarios que los hace sordos a esta sencilla verdad: Nuestras
cadenas se romperán antes que nosotros, porque es la naturaleza humana
atender el llamado a la libertad sin importar el costo.

Israel ha construido casi todas sus prisiones dentro de Israel en
lugar de en el territorio palestino ocupado. Al hacerlo, ha
transferido ilegal y forzosamente civiles palestinos al cautiverio, y
ha utilizado esta situación para restringir las visitas familiares e
infligir sufrimientos a los prisioneros a través de largos transportes
bajo condiciones crueles. Los derechos básicos que deberían ser
garantizados por la ley internacional -incluidos algunos dolorosamente
garantizados mediante anteriores huelgas de hambre- se convirtieron en
privilegios que su servicio de prisiones decide concedernos o privarnos.

Los prisioneros y detenidos palestinos han sufrido tortura, tratos
inhumanos y degradantes y también muchos casos de negligencia médica.
Algunos han sido asesinados mientras estaban detenidos. Según el
último recuento del Club de Prisioneros Palestinos, alrededor de 200
prisioneros palestinos han muerto desde 1967 debido a tales acciones.
Los prisioneros palestinos y sus familias también siguen siendo el
blanco principal de la política de Israel de imponer castigos colectivos.

A través de nuestra huelga de hambre, buscamos el fin de estos abusos.

En las últimas cinco décadas, de acuerdo con el grupo de derechos
humanos Addameer, más de 800.000 palestinos han sido encarcelados o
detenidos por Israel, lo que equivale a alrededor del 40 por ciento de
la población masculina del territorio palestino. Hoy en día, unos
6.500 siguen encarcelados, entre ellos algunos que tienen la triste
distinción de mantener registros mundiales durante los períodos más
prolongados de detención de presos políticos. Casi no hay una sola
familia en Palestina que no haya soportado el sufrimiento causado por
el encarcelamiento de uno o varios de sus miembros.

¿Cómo dar cuenta de este increíble estado de las cosas? Israel ha
establecido un doble régimen jurídico, una forma de apartheid
judicial, que proporciona una impunidad virtual para los israelíes que
cometen crímenes contra palestinos, mientras que criminaliza la
presencia y resistencia palestinas. Los tribunales de Israel son una
farsa de la justicia, claramente instrumentos de ocupación colonial y
militar. Según el Departamento de Estado, la tasa de condenas para los
palestinos en los tribunales militares es de casi el 90 por ciento.

Entre los cientos de miles de palestinos a los que Israel ha llevado
cautivos se encuentran niños, niñas, mujeres, parlamentarios,
activistas, periodistas, defensores de derechos humanos, académicos,
figuras políticas, militantes, transeúntes, familiares de prisioneros.
Y todos con un objetivo: enterrar las aspiraciones legítimas de una
nación entera. Sin embargo, las cárceles de Israel se han convertido
en la cuna de un movimiento duradero para la autodeterminación de los
palestinos.

Esta nueva huelga de hambre demostrará una vez más que el movimiento
de los presos es la brújula que guía nuestra lucha, la lucha por la
Libertad y la Dignidad, el nombre que hemos elegido para este nuevo
paso en nuestro largo camino hacia la libertad. Las autoridades
israelíes y su servicio penitenciario han convertido los derechos
básicos que deben garantizarse en virtud del derecho internacional
-incluidos los dolorosamente garantizados mediante anteriores huelgas
de hambre- en privilegios que deciden concedernos o privarnos.

Israel ha intentado calificarnos a todos como terroristas para
legitimar sus violaciones, incluyendo detenciones arbitrarias masivas,
tortura, medidas punitivas y severas restricciones. Como parte del
esfuerzo de Israel por socavar la lucha palestina por la libertad, un
tribunal israelí me condenó a cinco penas de cadena perpetua y a
cuarenta años de prisión en un juicio político que fue denunciado por
observadores internacionales.

Israel no es el primer poder ocupante o colonial que recurre a tales
expedientes. Todo movimiento de liberación nacional en la historia
puede recordar prácticas similares. Es por eso que muchas personas que
han luchado contra la opresión, el colonialismo y el apartheid están
con nosotros. La campaña internacional para liberar a Marwan Barghouti
y a todos los presos palestinos con el ícono antiapartheid Ahmed
Kathrada y mi esposa Fadwa, inaugurada en 2013 desde la antigua celda
de Nelson Mandela en Robben Island, han contado con el apoyo de ocho
premios Nobel de la Paz, 120 gobiernos y cientos de líderes,
parlamentarios, artistas y académicos de todo el mundo.

Su solidaridad expone el fracaso moral y político de Israel. Los
derechos no son otorgados por un opresor. La libertad y la dignidad
son derechos universales que son inherentes a la humanidad, para ser
disfrutados por cada nación y todos los seres humanos. Los palestinos
no serán una excepción. Sólo terminar la ocupación terminará con esta
injusticia y marcará el nacimiento de la paz.


lunes, 17 de abril de 2017

Carta de IJAN a los dirigentes del Sindicalismo uruguayo





A los dirigentes del Sindicalismo uruguayo,


Desde nuestra posición anticolonialista y antiracista, manifestamos la esperanza de que el Estado de Israel no torne en peones de su propaganda a determinados líderes "sindicalistas" quienes, como trascendido a través de la prensa, hacen la vista gorda al colonialismo y la limpieza étnica en Palestina. Aceptando una invitación oficial por parte de la Histadrut, instrumento reconocido por su rol netamente colonizador y su inherente racismo, estos sindicalistas actúan como títeres en una campaña de "lavado de cara" a los crímenes históricos del colonialismo antipalestino.


Sería un duro golpe para todo el movimiento sindical latinoamericano semejante complicidad miope, llegando al punto de negar las política de exterminio inherentes del proyecto colonial del Estado de Israel contra el pueblo originario de Palestina, el cual hoy vive en una grave situación de Apartheid, como denunciado por varios expertos en Derecho Internacional y exponentes sudafricanos de la lucha antiapartheid, como Desmond Tutu.

Igual de indignante, por lo falsificador y malintencionado, es el intento de difamar con las ya gastadas acusaciones de "antijudaísmo", al movimiento no-violento por los derechos inalienables palestinos conforme al derecho internacional y las Resoluciones de la ONU, denominado BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones). Dicho Movimiento, al igual que su homónimo sudafricano, vencerá de la mano del resto de la Resistencia Palestina al Apartheid israelí más temprano que tarde, a pesar de "sindicalistas" que prefieran posicionarse a contramano de la historia.

Red Internacional Judía Antisionista - IJAN
International Jewish Anti-Zionist Network

martes, 3 de mayo de 2016

Condena de IJAN a campaña de difamación contra los estudiantes de la Universidad de Chile por adherir al BDS







3 de Mayo de 2016.

La Red Internacional Judía Antisionista (IJAN, por sus siglas en Ingles) condena la campaña de difamación contra el Movimiento BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones) promovida por el Gobierno del Estado de Israel y reproducida por lobbies pro-israelíes en muchos países.

En particular, IJAN condena el  intento del Centro Simon Wiesenthal (CSW) en EEUU  de difamar a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile por el voto reciente del Sindicato de Estudiantes adhiriendo a la Campaña del BDS Académico a Israel.  


En una carta dirigida a la Universidad, y siguiendo un patrón de conducta utilizado ya contra muchos Sindicatos Estudiantiles Universitarios en EEUU, el CSW intenta convencer a las Autoridades de la Universidad de Chile que la lucha del BDS está inspirada en sentimientos antijudíos.


Esto es obviamente falso. El tomar una posición en solidaridad con la lucha palestina por su liberación de la opresión israelí sólo requiere de sentido común y empatía con conceptos de Justicia e Igualdad y para con un pueblo que ha estado sufriendo la negación de sus derechos básicos durante decenas de años.


IJAN aprovecha esta oportunidad para felicitar a BDS U. de Chile, y al Movimiento BDS en general, por esta nueva victoria.



========================================================================





May 3, 2016.

The International Jewish Anti-Zionist Network (IJAN) condemns the smearing campaing against the BDS (Boycott, Divestment, Sanction) movement that is being promoted by the Israeli Government and replicated by pro-Israel lobbies in many countries.

In particular, IJAN condemns the attempt by the Simon Wiesenthal Centre (SWC) in the USA to smear the University of Chile Law School for the recent vote of its student union endorsing the academic BDS campaign.


In a letter to the University, and following the pattern employed against many University Unions in the USA, the SWC tries to convince the University of Chile authorities that the BDS struggle is inspired on Antisemitism.


This is blatantly untrue: Taking a position in solidarity with the Palestinian struggle for liberation from the Israeli oppresion is just a matter of common sense and empathy with concepts of Justice and Equality and with a people that has been suffering denial of their basic rights for decades.


IJAN would like to take the opportunity to congratulate BDS U. of Chile, and the BDS Movement in general, for this new victory.







miércoles, 27 de abril de 2016

IJAN DENUNCIA: Declaración por los ataques de Bruselas

De la página de la Red Internacional Judía Antisionista (IJAN), Abril 2016.

Traducido por J.M. para Rebelion.org
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211620&titular=declaraci%F3n-por-los-ataques-de-bruselas-

A raíz de los últimos bombardeos en Bruselas los ataques contra los árabes y musulmanes han aumentado de nuevo en Europa y en los Estados Unidos. La mezquita más grande de Madrid fue uno de los primeros en sufrirlos. Los perfiles raciales en los aeropuertos, estaciones de tren y otros lugares públicos continúan intensificándose.

Nuestros corazones están con las víctimas de los ataques. Compartimos el dolor por esas pérdidas y por la violencia extrema. Así se expresó poco después de los ataques la jefa de la política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, "es también un día muy triste para Europa, ya que Europa y su capital están sufriendo el mismo dolor que esa región ha conocido y conoce todos los días, así sea en Siria o en otros lugares". Luego añadió,"es evidente que las raíces del dolor que estamos sufriendo en nuestra región son muy parecidas". Nos gustaría ir más lejos, y localizar las raíces de los ataques y de la inmensa violencia que satura el mundo árabe por la política exterior histórica y actual de Estados Unidos y Europa. Tampoco, para el caso, es el dolor de la violencia cotidiana nuevo para muchas comunidades en los EE.UU., Europa y otros lugares.

También deploramos el uso cínico de sus muertes para acelerar aún más los ataques y la represión de los musulmanes y los árabes tanto en el país como en el extranjero. Un aspecto fundamental de esto es cómo Israel, Estados Unidos y Europa hacen falsos vínculos entre los ataques en Bruselas y la resistencia de los palestinos a la ocupación y la colonización. El objetivo es mostrar cómo las políticas de Israel continuarán siendo un modelo para Occidente y cómo la "experiencia" de Israel en la represión de la población palestina puede ser replicadaen el momento en que otros países reprimen a sus propias poblaciones que resisten el racismo, el desplazamiento, el robo de tierras y la explotación.

Los funcionarios israelíes fueron de los primeros en sugerir que los ataques harían que Israel fuera más útil para Occidente. Tal como dijo Netanyahu "Muchos países de todo el mundo vienen a aprender de nuestra experiencia en la lucha contra el terrorismo y su número crece todos los días". Explicó que "el terror" se deriva de "la esperanza de Dáesh -un grupo terrorista- de establecer un califato musulmán en toda Europa y la esperanza de los terroristas palestinos de establecer un estado palestino en todo Israel". De esta manera, este dirigente sugirió un falso enlace entre Dáesh y la lucha palestina. Pero simplemente no existe ese vínculo entre Dáesh y la lucha de liberación anticolonial de los palestinos, que han utilizado una variedad de tácticas a lo largo de los años en su lucha por la autodeterminación.

Mientras tanto, y sin que se menciones, hay un vínculo claro entre Europa, los EE.UU. e Israel: más de un siglo de la colonización europea, la dominación económica y militar de Estados Unidos y la ocupación y colonización sionista sobre las espaldas de los pueblos y tierras -en su mayoría árabes y musulmanes -.

Por otra parte las palabras de Netanyahu muestran que los sionistas son algunos de los principales productores de la islamofobia. No son sólo los funcionarios del Estado de Israel. El “Proyecto David”, financiado por las inversiones de Seth Klarman y Sheldon Adelson, así como los herederos de la fortuna petrolera Carnegie, que también se invirtió en el ataque al activismo en apoyo de Palestina en los EE.UU. y en la difusión de la islamofobia. Ellos apoyan e invierten fuertemente en petróleo, armas y casinos. Se benefician en gran medida de las guerras de Estados Unidos de desestabilización del Medio Oriente y de la continua decadencia económica interna.

Paralelamente, las corporaciones israelíes –creadas sobre la base de la industria de defensa de Estados Unidos- están utilizando estos ataques para tratar de vender su experiencia en la represión interna a Europa. Este continente está bloqueando cada vez más fuertemente sus fronteras y formula políticas cada vez más hostiles a los refugiados de las guerras en África, Irak, Siria y Afganistán.

Para tomar un ejemplo, el director general de la Asociación de Seguridad de Israel es un exfuncionario del Gobierno israelí. Ahora ofrece "servicios de seguridad" a 105 empresas y oficinas gubernamentales. Él mismo llamó a establecer un "sistema de perfiles" a lo largo de las líneas sionistas que podría implementarse en todo el mundo. El sistema de seguridad en el aeropuerto de Israel y el puente Allenby es notorio por tener como objetivos de focalización a los musulmanes, árabes y por supuesto también a los judíos de piel más oscura de Asia y África.

También han participado otras partes de la red de contragolpes. El presidente del Comité Judío Americano, creado entre otros por la Fundación Becker, que invierte en la economía israelí, así como las empresas de minería y aeroespaciales con sede en EE.UU., sugirió que los ataques están vinculados a "amenazas al compromiso de Europa con la protección de la dignidad humana, incluyendo el aumento del antisemitismo y la amenaza que supone no sólo para los judíos, sino también para la estructura de la democracia misma". Este personaje llamó a Europa a “afrontar y superar el peligro". Parte de eso sería implicarse en un creciente "contraterrorismo" coordinado entre la UE, Israel y los Estados Unidos. Claramente esta coordinación implicaría contratos lucrativos para los EE.UU. y las empresas israelíes que tratan de venderse como expertos mundiales en lo que llaman "lucha contra el terrorismo", y otras empresas, como la aeroespacial, cuyos beneficios aumentan con más guerra.

Por supuesto, tales "luchas contra el terrorismo" son en realidad la supresión de la lucha anticolonial del pueblo palestino, la guerra asimétrica contra los grupos de resistencia como Hizbulá y la militarización en la entrada del país.

Estos programas y posiciones políticas de Israel están en la primera línea del racismo occidental y la hacen, junto a sus funcionarios, un vehículo ideal para justificar y fortalecer la agenda de sus aliados en la región, en Estados Unidos y en Europa. La lucha contra el sionismo es la lucha contra la colonización de Palestina. También es una lucha contra todas las instituciones y redes que suscriben y propagan la ideología sionista y la islamofobia en los EE.UU., Europa y otros lugares, incluyendo el Comité Judío Americano, el “Proyecto David”, y otros. También dejan claro que la lucha contra el sionismo, que incluye las campañas BDS, es parte de la lucha contra el racismo, como es la lucha contra la islamofobia, ya que el sionismo y la islamofobia son financiados y promovidos por las mismas instituciones e inversores. Israel es un componente crucial del racismo y el colonialismo occidental mundial, lo que convalida la lucha contra él.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Declaración del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino 15-11-2014


Adjuntamos aquí el texto completo de la Declaración del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino durante su última asamblea fechada el 15 de noviembre.

DECLARACION PÚBLICA Y MANIFIESTO
Las organizaciones argentinas junto a un conjunto de ciudadanas y ciudadanos todos ellos firmantes e identificados al pie de esta declaración, constituidos como Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino y en atención a las graves violaciones de los derechos humanos individuales y colectivos derivados de la ocupación ilegal y criminal del Estado de Israel de los territorios palestinos, tanto los de la Franja de Gaza como los de Cisjordania, que implican el desconocimiento del derecho a la autodeterminación de los pueblos y la violación descarada, sistemática y permanente de un sinfín de Convenios y Pactos internacionales y de resoluciones de las propias Naciones Unidas y que conllevan a la destrucción y la muerte de centenares de víctimas inocentes, nos hacemos el deber de manifestar lo siguiente:
Que la última agresión israelí contra la población civil palestina, consumada desde el 8 de julio hasta el 27 de agosto, constituyo un nuevo acto del proceso de genocidio y limpieza étnica en Palestina, destinado a destruir la identidad nacional palestina, apropiarse de la totalidad del territorio que le corresponde por derecho e historia y quebrar su capacidad de resistir la ocupación que lleva ya 66 años.
Que la agresión potencio las ambiciones coloniales e imperialistas en la región, en donde Israel se ha convertido sin ambages, en el más grande portaaviones que posee Estados Unidos de Norteamérica en lugar alguno del planeta, destinado a ser una verdadera cuña en el mundo árabe con el claro fin de acceder y apropiarse de sus recursos naturales e hidrocarburiferos.
Un primer balance de la agresión debería destacar el agravamiento de la crisis humanitaria que soportaba desde mucho antes la población de Gaza a causa del bloqueo impuesto por Israel desde hace 7 años; el aumento desenfrenado de las prácticas de Apartheid en Cisjordania ocupada, el incremento notable de la cantidad de presos políticos y el deterioro hasta límites inhumanos de sus condiciones de cautiverio, el avance sobre la población árabe de Jerusalén a la que se pretende expulsar para beneficio de los colonos que reiteradamente reciben oportunidades de usurpar terrenos palestinos bajo la protección militar del Estado de Israel.
Que la agresión, iniciada bajo un pretexto falso  -como tantas otras veces- tuvo como uno de sus objetivos debilitar los esfuerzos para consolidar el gobierno de unidad nacional palestino, conformado luego de un arduo trabajo colectivo, para que ese querido pueblo pueda contar con una sola voz ante el concierto de las Naciones y para terminar con la división en el seno de las organizaciones palestinas.
Ante estos graves hechos, la comunidad argentina en su abrumadora mayoría a través de sus organizaciones políticas, sociales, estudiantiles, populares y de derechos humanos, manifestó su repudio y absoluta condena, de igual manera que casi toda nuestra América, donde resaltaron los claros y categóricos pronunciamientos que han realizado los gobiernos de Cuba, Venezuela, Chile, Ecuador y Bolivia, cuyo repudio fue absoluto e inequívoco.
Una vez más, exhortamos al gobierno de Argentina, en su carácter de miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, a bregar por el respeto a uno de los propósitos fundamentales de la ONU de “tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión”. En este sentido, nos sumamos al pedido por un embargo militar a Israel, así como pedimos impulsar la cancelación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el MERCOSUR y el Estado de Israel.
No aceptamos de manera alguna que se invoque la “teoría de los dos demonios”, de tan triste recordación en nuestro país, para justificar la salvaje agresión militar de que es objeto el pueblo palestino. Debemos recordar para todo efecto, que nos encontramos ante un Estado ocupante y un pueblo bajo ocupación y no existe simetría posible entre ambas condiciones.
Respaldamos las iniciativas que emanen de la ONU destinadas a frenar esta escalada de violencia que Israel ha impuesto al pueblo palestino, para que finalmente se pueda establecer un mecanismo de dialogo cuyo fin sea la creación de un estado palestino con capital en Jerusalén oriental, según las fronteras de 1967, el fin de la ocupación y la responsabilización de las fuerzas de ocupación por los crímenes cometidos contra la población palestina, sus sitios sagrados y su patrimonio cultural, que signifique paz y seguridad para todos los países de la región sin excepciones. En definitiva, dar cumplimiento  a las normas internacionales, únicas garantes de una perspectiva de paz real para todo el Medio Oriente.
La ocupación israelí de los territorios palestinos ha transcurrido ya por más de 66 años. La solidaridad del pueblo argentino también. El movimiento popular solidario con la causa palestina no ha dejado de actuar un solo minuto y en ninguna circunstancia. Venimos a continuar esa tradición y para esa acción solidaria no hace falta otra cosa que la solidaridad con la causa de la autodeterminación del pueblo palestino, el primero y fundamental de los derechos humanos colectivos. A esa lucha nos convocamos y los convocamos, nos unimos y llamamos a la unidad, nos movilizamos y llamamos a movilizar hasta que el pueblo palestino viva en condiciones humanas, en paz y de acuerdo a sus propias convicciones y decisiones.

COMITÉ ARGENTINO DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO
Buenos Aires, 15 de noviembre de 2014

viernes, 12 de septiembre de 2014

Militares del servicio de espionaje israelí denuncian violaciones de derechos humanos contra palestinos

Se niegan a servir contra los palestinos

Denuncian en una carta a Netanyahu y a la cúpula del Ejército que la población palestina está desprotegida ante los servicios de inteligencia

Afirman que se chantajea a muchos con cuestiones como su orientación sexual o sus necesidades médicas para conseguir que informen



Soldados y oficiales --ya reservistas-- de la unidad de inteligencia más prestigiosa del Ejército israelí, conocida como 8200, han escrito una carta al primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, al jefe del Ejército, el general Benny Gantz, y al director de los Servicios de Inteligencia militar, el general Aviv Kochavien, en la que les informan de que se niegan a servir de nuevo en caso de que los llamen para cualquier acción contra los palestinos. Los 43 firmantes del texto rechazan "ser herramientas para profundizar el control militar en los territorios ocupados". Su opción podría costarles acabar en un tribunal militar y ser condenados a penas de cárcel.
"Nuestro servicio militar nos enseñó que la inteligencia es una parte integral de la ocupación militar israelí de los territorios. La población palestina bajo la ley militar está completamente expuesta al espionaje y a la vigilancia de la inteligencia israelí. Mientras hay severas limitaciones sobre la vigilancia de los ciudadanos israelís, a los palestinos no se les da esta protección. No hay distinción entre los palestinos implicados en violencia y los que no lo están. La información que se recoge y se almacena daña a gente inocente", aseguran los firmantes en su carta.
Esta es la primera vez que reservistas de la unidad de inteligencia militar rechazan servir de nuevo contra los palestinos, condenan la ocupación abiertamente y explican con detalles algunas de las acciones que realizaron durante su servicio militar y que consideran inmorales.

RESERVISTAS DE LA UNIDAD 8200

EL PERIÓDICO ha podido tener acceso a algunos de los testimonios de reservistas que han pasado por la unidad 8200. Unos han sido recogidos en entrevistas directas con firmantes de la carta, otros han sido facilitados a este diario por escrito. La mayoría de los reservistas solo quieren ser identificados con las iniciales de sus nombres o como "testimonios".
"La información recogida se usa con fines de persecución política y para crear divisiones dentro de la sociedad palestina, a través del reclutamiento de colaboradores. En muchos casos, los servicios de inteligencia impiden a los acusados recibir un juicio justo en los tribunales militares, ya que no se revelan las pruebas que hay contra ellos", explica un testimonio.
"Al contrario de lo que me esperaba, nuestra base incluía no solo datos de espionaje relacionados con la seguridad sino también información personal y política. No hay respeto por la privacidad de los palestinos", asegura otro testimonio.
"Cuando me uní a la Unidad de 8200, estaba muy motivado. Pasé un curso y me convertí en traductor de árabe (...) Pero las cosas empezaron a cambiar la operación 'Plomo Fundido' en Gaza. (...) En lugar de atacar los cohetes y almacenes de armas en Gaza, un día, la Fuerza Aérea de Israel atacó un desfile de oficiales de policía. Mató a 89 policías. Yo era un simple soldado, pero esta acción era para mi moralmente errónea y problemática. (...) El 1 de enero, la Fuerza Aérea atacó la casa de Nizar Rayan, un líder de Hamás en Gaza. Dieciocho civiles murieron en el bombardeo, la mayoría eran miembros de su familia. Al día siguiente, fueron atacados unos altos dirigentes del ala militar de Hamás, pero cuando se hizo evidente que las víctimas eran personas que no tenían nada que ver con ellos, se escucharon gritos de decepción en la sala de comando. No porque la gente hubiera perdido la vida arbitrariamente, sino porque no eran los que estábamos buscando", explica otro reservista.

ARRUINAR LA VIDA

Otro subraya: "Si eres homosexual y conoces a alguien que conoce a una persona buscada --y necesitamos información acerca de ella--, Israel utilizará lo que sabe sobre ti y arruinará tu vida. Si necesitas tratamiento médico urgente en Israel o en el extranjero, Israel permitirá que mueras antes de dejarte salir para el tratamiento si no das la información que te exigen, por ejemplo, sobre un primo tuyo al que buscan".
"Los ciudadanos de Gaza no son diferentes, en este sentido, de los de Cisjordania (...). Todos los palestinos están expuestos a un control continuo del Gran Hermano israelí, sin ninguna protección legal y sin saber cuando pasarán a ser un objetivo para ser extorsionados, acosados o hasta heridos físicamente. Soldados que empiezan pueden decidir que cualquier persona es un objetivo para recoger información sobre ella. La noción de derechos para los palestinos no existe", denuncia otro testimonio.
Los firmantes de la carta han pasado por un largo proceso de reflexión, de consultas legales y de decisiones personales antes de lanzarse a redactar y mandar la misiva. A algunos les va a costar varias amistades o incluso la relación con su familia, ya que una gran parte de la sociedad los verá como traidores.
"Yo tuve un momento de 'shock' cuando vi la película 'La vida de los otros' sobre como la policía secreta de la Alemania del Este espiaba a sus ciudadanos (...). Me di cuenta de que el trabajo que llevé a cabo durante mi servicio militar era el del opresor", explica el reservista D, que sirvió ocho años en la unidad 8200.

Original publicado en http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/militares-del-servicio-espionaje-israeli-niegan-servir-contra-los-palestinos-3514924#visto

sábado, 23 de agosto de 2014

Voces de más de 300 víctimas del genocidio judío condenan el genocidio palestino perpetrado por Israel



 
(Solicitada en el New York Times, 23 de agosto de 2014)

Como sobrevivientes y descendientes de sobrevivientes y víctimas judías del genocidio a manos de los nazis, condenamos rotundamente la masacre de palestinos en Gaza y la ocupación y colonización de la Palestina histórica en curso. Condenamos además a EEUU por proveer los fondos para que Israel lleve a cabo los ataques, y a los Estados occidentales en general por usar su diplomacia para proteger a Israel. Los genocidios comienzan con el silencio del mundo.

Estamos alarmados por la deshumanización extrema y racista en la sociedad israelí hacia los palestinos, la cual ha llegado a grados febriles. En Israel, políticos y analistas en los diarios “The Times de Israel” y “The Jerusalem Post” han llamado en forma abierta al genocidio contra palestinos e israelíes de derecha están adoptando insignias neonazis.

Además, estamos indignados y repugnados por el abuso que Elie Wiesel ha hecho de nuestra historia en estas páginas para justificar lo injustificable: el brutal esfuerzo de Israel para destruir Gaza y el asesinato de más de 2000 palestinos, incluyendo muchos cientos de niños. Nada puede justificar el bombardeo de refugios de la ONU, hogares, hospitales y universidades. Nada puede justificar que se deje a un pueblo sin electricidad ni agua.

Debemos levantar nuestras voces colectivas y usar nuestro poder colectivo para poner fin a todas las formas de racismo, incluyendo el genocidio del pueblo palestino en curso. Hacemos un llamado para un inmediato levantamiento del sitio a Gaza. Hacemos un llamado para un total boicot económico, cultural y académico a Israel. “Nunca más” debe significar ¡NUNCA MÁS PARA NADIE!
  1. Hajo Meyer, sobreviviente de Auschwitz, vive en Holanda.
  2. Henri Wajnblum, sobreviviente e hijo de víctima de Auschwitz de Lodz, Polonia. Vive en Bélgica.
  3. Renate Bridenthal, niña refugiada de Hitler, nieta de víctima de Auschwitz, Estados Unidos.
  4. Marianka Ehrlich Ross, sobreviviente de la limpieza étnica nazi en Viena, Austria. Ahora vive en Estados Unidos.
  5. Irena Klepfisz, niña sobreviviente del Gueto de Varsovia, Polonia. Ahora vive en Estados Unidos.
  6. Hedy Epstein, sus padres y otros miembros de la familia fueron deportados al campo de Gurs y subsecuentemente todos murieron en Auschwitz. Ahora vive en Estados Unidos.
  7. Lillian Rosengarten, sobreviviente de the nazi Holocaust, Estados Unidos.
  8. Suzanne Weiss, sobrevivió en un escondite en Francia; su madre fue asesinada en Auschwitz. Ahora vive en Canadá.
  9. H. Richard Leuchtag, sobreviviente, Estados Unidos.
  10. Ervin Somogyi, sobreviviente e hijo de sobrevivientes, Estados Unidos.
  11. Ilse Hadda, sobreviviente del Kindertransport a Inglaterra. Ahora vive en Estados Unidos.
  12. Jacques Glaser, sobreviviente, Francia.
  13. Eva Naylor, sobreviviente, Nueva Zelandia.
  14. Suzanne Ross, niña refugiada de la ocupación nazi en Bélgica, dos tercios de su familia murieron en el Gueto de Lodz, en Auschwitz, y otros Campos, Estados Unidos.
  15. Bernard Swierszcz, polaco sobreviviente, perdió sus parientes en el Campo de Concentración de Majdanek Ahora vive en Estados Unidos.
  16. Joseph Klinkov, niña escondida en Polonia. Vive en Estados Unidos.
  17. Nicole Milner, sobreviviente de Belgium. Ahora vive in Estados Unidos.
  18. Hedi Saraf, niña sobreviviente e hija de sobreviviente de Dachau, Estados Unidos.
  19. Michael Rice, niña sobreviviente, hijo y nieto de sobrevivientes, tía y prima asesinadas, TODOS sus 14 niños compañeros judíos de su escuela danesa fueron asesinados en los campos de concentración, vive en Estados Unidos.
  20. Barbara Roose, sobreviviente de Alemania, media hermana asesinada en Auschwitz, Estados Unidos.
  21. Sonia Herzbrun, sobreviviente del genocidio nazi, Francia.
  22. Ivan Huber, sobreviviente con mis padres, pero 3 de mis 4 abuelos asesinados, Estados Unidos.
  23. Altman Janina, sobreviviente de Jaahoraski concentration camp, Lvov. Vive in Israel.
  24. Leibu Strul Zalman, sobreviviente de Vaslui Romania. Vive en Jerusalem, Palestina.
  25. Miriam Almeleh, sobreviviente, Estados Unidos.
  26. George Bartenieff, niña sobreviviente de Alemania e hijo de sobrevivientes, Estados Unidos.
  27. Margarete Liebstaedter, sobreviviente, escondida por cristianos en Holly. Vive in Bélgica.
  28. Edith Bell, sobreviviente de Westerbork, Theresienstadt, Auschwitz y Kurzbach. Vive in Estados Unidos.
  29. Janine Euvrard, sobreviviente, France.
  30. Harry Halbreich, sobreviviente, Alemania.
  31. Ruth Kupferschmidt, sobreviviente, spent five years hiding, The Netherlys.
  32. Annette Herskovits, hidden niña y hija de Víctimas deported to Auschwitz de France. Vive in the Estados Unidos.
  33. Felicia Langer, sobreviviente de Alemania. Vive in Alemania.
  34. Moshe Langer, sobreviviente de Alemania, Moshe survived 5 concentration camps, family members were exterminated. Vive in Alemania.
  35. Adam Policzer, hidden niña de Hungary. Ahora vive in Canada.
  36. Juliane Biro, sobreviviente via the Kindertransport to Inglaterra, hija de sobrevivientes, niece de Víctimas, Estados Unidos.
  37. Edith Rubinstein, niña refugiado, nieto de 3 Víctimas, many other family members were Víctimas, Belgium.
  38. Jacques Bude, sobreviviente, mother y father murdered in Auschwitz, Belgium.
  39. Nicole Kahn, sobreviviente, France.
  40. Shimon Schwarzsniña, sobreviviente de Alemania, Estados Unidos.
La lista sigue con descendientes de víctimas y sobrevivientes del genocidio llevado a cabo por los nazis; en total son 327 firmas, ver original en http://ijsn.net/gaza/survivors-and-descendants-letter/

miércoles, 30 de julio de 2014

Claudio Lottenberg Miente


El artículo de Claudio Lottenberg* comienza con mentiras y termina con mentiras. Para comenzar, la ONU no decidió dividir Palestina en dos. No lo decidió tan simplemente porque la ONU no tiene mandato para dividir lo que no le pertenece. La Resolución 181 de la ONU de 1947 fue una recomendación, que debería haber sido debatida entre los habitantes palestinos, no utilizada unilateralmente por los colonos europeos sionistas para realizar una limpieza étnica asesina contra la población palestina autóctona. Fueron las masacres perpetradas por los sionistas contra la población palestina las que convocaron a algunos estados árabes vecinos, respondiendo a un clamor de solidaridad de sus pueblos, a enviar tropas a Palestina en su defensa. Como se sabe, estas tropas fueron repelidas por el muy bien equipado ejército colonial sionista, el cual aprovechó la ocasión para agrandar sus fronteras aun más de lo que recomendaba el injusto plan de partición de la ONU.

No es ser antisemita el negarle al sionismo su pretendido derecho a cometer el crimen de limpieza étnica, apartheid y genocidio contra la población palestina. De hecho, ese derecho no está implícito en la Resolución 181 de la ONU ni en ninguna otra parte que no sea en la mentalidad colonialista que se desprende del artículo de Claudio Lottenberg. Es el sionismo el que se ha arrogado ese derecho a la criminalidad, y por eso es un deber de todo ciudadano de bien luchar contra el sionismo, así como contra cualquier otra forma de injusticia.

La limpieza étnica continúa; no ocurrió solamente entre 1947 y 1948: vemos hoy un cerco asesino y ya 3 masacres a gran escala de poblaciones desprotegidas y desarmadas cometidas por el ejército colonial de Israel en Gaza, vemos las fronteras de las colonias sionistas expandiéndose en Cisjordania y Jerusalén Oriental a todo vapor, vemos el desplazamiento forzado de las poblaciones beduinas en el Negev/Naqab, vemos la discriminación y hostigamiento que sufren las poblaciones palestinas de la Galilea. Todos estos crímenes no pueden ser aceptados como la “autodeterminación del pueblo judío” porque la autodeterminación de un pueblo nunca puede constituir la negación de la autodeterminación de otro pueblo ni legitimar el crimen organizado.

Muy a diferencia del sionismo criminal, en la Red Internacional Judía Antisionista nos comprometemos incondicionalmente con las luchas de emancipación humana, de las cuales la liberación de los habitantes de Palestina y de su tierra es una parte primordial. Nuestro compromiso es el desmantelamiento del apartheid israelí, el retorno de los refugiados palestinos, y el fin de la colonización israelí de la Palestina histórica.
La histórica y progresiva limpieza étnica de la población palestina de sus tierras por parte del Estado de Israel contradice y traiciona una larga historia de participación judía en luchas de liberación colectivas. El sionismo - la ideología fundadora que se manifiesta actualmente en el Estado de Israel - echó raíces en la era del colonialismo europeo y se diseminó a continuación del genocidio Nazi. El sionismo se nutrió de los más violentos y opresivos hechos del siglo diecinueve, atentando contra los numerosos esfuerzos de una militancia de judíos en las luchas de liberación.

Y así, queda desenmascarada la última mentira del artículo de Claudio Lottenberg, de que antisionismo es sinónimo de antisemitismo. El antisemitismo clásico europeo siempre rechazó al judío acusándolo de ser portador de una nacionalidad diferente. Esa visión étnicamente discriminatoria es precisamente la misma que adopta el sionismo al considerar la identidad del judío como una “nacionalidad”. Es exactamente esa misma premisa compartida por el antisemitismo y el sionismo, la que es categóricamente rechazada por el antisionismo. Por lo tanto, el antisionismo es una oposición al antisemitismo.

Los intereses de Claudio Lottenberg en enmascarar esta realidad son más que obvios: encubrir el genocidio del Pueblo Palestino que está siendo perpetrado en nombre del sionismo.


* Presidente de la Confederación Israelita do Brasil. EL texto en portugués fue publicado en http://www.orientemidia.org/judeus-antissionistas-claudio-lottenberg-mente/

jueves, 17 de julio de 2014

DECLARACIÓN PÚBLICA Y MANIFIESTO del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino

Las organizaciones argentinas firmantes e identificadas al pie de esta declaración, constituidas como Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino y, en atención a los graves acontecimientos y la criminal agresión del Estado de Israel en contra de la Franja de Gaza, que conlleva a la destrucción y a la muerte de centenares de víctimas inocentes, nos hacemos el deber de manifestar lo siguiente:
Que esta nueva agresión israelí contra la población civil palestina, constituye un paso más en todo el proceso de genocidio y limpieza étnica en Palestina, destinado a apropiarse de la totalidad del territorio palestino y quebrar su capacidad de resistir la ocupación que lleva ya 47 años.
Que este despiadado ataque, potencia las ambiciones coloniales e imperialistas en la región, en donde Israel se ha convertido sin ambages, en el más grande portaaviones que posee los Estados Unidos de Norteamérica en lugar alguno del planeta, destinado a ser una verdadera cuña en el mundo árabe con el claro fin de acceder y apropiarse de sus recursos naturales e hidrocarburíferos.
Que esta agresión, ha tenido como objetivo primario destruir cualquier intento para consolidar el gobierno de unidad nacional palestino, conformado luego de un arduo trabajo colectivo, para que ese querido pueblo pueda contar con una sola voz ante el concierto de las Naciones y para terminar con la división en el seno de las organizaciones palestinas.
Que la excusa esgrimida por el gobierno israelí para iniciar este despiadado ataque, ha sido el repudiable asesinato de tres jóvenes colonos israelíes en Cisjordania, de los que acusó inmediatamente al Movimiento Hamás, sin que hasta la fecha se haya constatado de manera alguna que así haya sido, ni se hayan exhibido pruebas que respalden tan temerarias afirmaciones.
Ante estos graves hechos, la comunidad argentina en su conjunto a través de sus organizaciones políticas, sociales, estudiantiles, populares y de derechos humanos viene a manifestar su repudio y absoluta condena, más aún cuando está en riesgo la integridad de más de un millón y medio de personas que habitan la Franja de Gaza, el lugar con más densidad poblacional en el planeta. Respaldamos los claros y categóricos pronunciamientos que han realizado los gobiernos de Venezuela, Chile, Ecuador y Bolivia, cuyo repudio a esta nueva agresión es absoluto e inequívoco.
Hacemos un llamado al gobierno de nuestro país, y a la sociedad en su conjunto a manifestarse de manera contundente ante la continuación del genocidio en contra del pueblo palestino y a condenar las prácticas criminales del Estado de Israel, cuyo respeto por el derecho y las normas internacionales ha sido absolutamente nulo desde su creación, lo que constituye una verdadera burla al concierto de las naciones.
El gobierno de Argentina, en su carácter de miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene particular responsabilidad de cumplir con el propósito fundamental de la ONU de “tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión”. En este sentido, nos sumamos al pedido por un embargo militar a Israel, así como pedimos impulsar la cancelación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el MERCOSUR y el Estado de Israel.
No aceptamos de manera alguna que se invoque la “teoría de los dos demonios”, de tan triste recordación en nuestro país, para justificar la salvaje agresión militar de que es objeto el pueblo palestino. Debemos recordar para todo efecto, que nos encontramos ante un estado ocupante y un pueblo bajo ocupación y no existe simetría posible entre ambas condiciones.
Respaldamos cualquier iniciativa que emane de la ONU destinada a frenar esta escalada de violencia que Israel ha impuesto al pueblo palestino, para que de una buena vez se pueda establecer un mecanismo de diálogo que finalice en la creación de un Estado Palestino independiente en Cisjordania, Gaza y con capital en Jerusalén Oriental que signifique paz y seguridad para todos los países de la región sin excepciones. En definitiva, dar cumplimiento a las normas internacionales, únicas garantes de una perspectiva de paz real para todo el Medio Oriente.
COMITÉ ARGENTINO DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO
Buenos Aires. 16 de julio de 2014
 
Judios Antisionistas Argentina. Design by Pocket--adaptado por YoHagoWeb, el blog de los webmasters principiantes